Select Page

Anisocoria


 

La anisocoria es una condición donde las pupilas de una persona son de tamaños diferentes. Puede que esto sea completamente inofensivo o puede que sea un signo de una condición que atente contra la vida.

Es relativamente común y hasta un 20% de la población puede tener anisocoria. Este tipo “normal” de diferencia entre los tamaños de las pupilas es llamado anisocoria fisiológica – lo que significa que es simplemente el modo en que son sus pupilas y no significa que usted tenga alguna condición que esté causando esta diferencia de tamaño. Las pupilas son medidas en milímetros y la diferencia usualmente es de 1mm o menos.

cortesía de Wikimedia

Síntomas

Si su anisocoria no es causada por alguna enfermedad lo más probable es que usted ni siquiera se percate de algún síntoma y puede que apenas se dé cuenta cuando se mire en el espejo. O quizás uno de sus amigos o familiares se lo señale.

Generalmente cuando la anisocoria es causada por otra condición médica se presentan otros síntomas asociados. Estos incluyen:

  • Párpados caído (ptosis)
  • Fiebre
  • Malestar
  • Problemas para mover completamente los ojos
  • Visión doble (diplopía)
  • Dolor ocular
  • Disminución de la sudoración

Causas

Trauma – una lesión, especialmente en la cabeza o directamente en el ojo puede causar un daño sobre los músculos del iris. Existen dos músculos en el iris que controlan el tamaño de la pupila. Uno, el dilatador del iris, que ayuda a ensanchar la pupila y el otro, el esfínter del iris, que reduce la luz de la pupila. Ambos músculos pueden verse afectados.

Síndrome de Horner– es causado por un daño sobre el tronco nervioso simpático. Éste síndrome puede ser congénito (desde el nacimiento) o adquirido. La pupila que es afectada por el síndrome de Horner será la pupila más pequeña y generalmente se dilatará muy poco ante luz tenue. Si su doctor sospecha que esta es la causa entonces realizará otras pruebas.

Pupila tónica de Adie – una pupila estará dilatada en comparación con la otra y reaccionará lentamente ante el destello de la luz en ella. Sin embargo, se hace más pequeña cuando se lee o ve otras cosas cercanas. Esta no es una condición que amenace la vida y afecta más a las mujeres que a los hombres.

Parálisis del nervio oculomotor (III par craneal) – este daño al tercer nervio cerebral es causado por la falta de flujo sanguíneo, aneurismas, traumas o tumores cerebrales. Este nervio controla la función de la pupila así comoa varios músculos involucrados en los movimientos del ojo.

Medicamentos y drogas – existen muchos medicamentos y drogas ilegales que pueden causar anisocoria. Incluso pequeñas cantidades y residuos en las manos, si entran en contacto directo con los ojos o alrededor de ellos pueden causar anisocoria. La cocaína, el MDMA, la pilocarpina, la tropicamida y algunos parches antimareos que contengan escopolamina pueden causar que la pupila cambie de tamaño.

Uveítis – una inflamación intraocular que generalmente hace que el ojo afectado tenga la pupila más pequeña.

Factores de Riesgo

  • Lesiones oculares previas
  • Diabetes
  • Presión sanguínea elevada
  • Colesterol alto

Diagnóstico

Su doctor le realizará algunas preguntas sobre la salud de su ojo en el pasado y su salud en general.

Si la diferencia de tamaños entre sus pupilas es la misma ante la luz tenue y la luz brillante entonces usted tiene anisocoria fisiológica y todo se encuentra bien.

Si la diferencia no es la misma ante la luz tenue y la luz brillante entonces su doctor necesita descubrir cuál de las pupilas es la anormal.

Con la luz tenue, la pupila que es más pequeña usualmente es la anormal debido a que debería dilatarse para permitir que más luz entre.

Ante la luz brillante, usualmente la pupila más grande es la afectada porque no se está contrayendo normalmente ante la luz brillante.

Si se sospecha del Sindrome de Horner, su doctor necesita descubrir dónde está localizada la lesión que está causando la pupila anormal. Esto a menudo involucra el uso de ciertas gotas oculares que causan una reacción pupilar de diferentes maneras (haciéndolas más grandes o más pequeñas) dependiendo de donde se encuentra la lesión.

Tratamiento

Si usted tiene anisocoria fisiológica no necesita de ningún tratamiento.

La aparición súbita de la anisocoria es considerada una emergencia.

En caso de una parálisis del tercer par craneal puede que usted necesite de atención médica urgente y pruebas imagenológicas cerebrales para ver si existe algún aneurisma u otro problema que amerite tratamiento.

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget
Martin Diaz

Martin Diaz

Fundador/Escritor

Dr. Martín Díaz es fundador de TuVistaSana y optometrista en Virginia