Select Page

Blefaritis

 


En este artículo trataremos una de las afecciones más comunes y, a la vez, más desconocidas. Explicaremos en qué consiste y los diferentes tipos, así como los mejores consejos para sobrellevar la condición. No obstante lo más importante es consultarlo con tu optometrista o tu oftalmólogo, sabrán darte un tratamiento más personalizado.

La blefaritis es una inflamación del borde del parpado, localizada específicamente en los folículos de las pestañas y en las glándulas que se localizan entre ellos, llamadas Glándulas de Meibomio (GM). Generalmente se asocia a una proliferación excesiva de las bacterias que normalmente están en la piel. Este proceso inflamatorio puede ser agudo o crónico y suele ser bilateral y, generalmente simétrico en ambos ojos.

La blefaritis es una afección bastante común, que representa un estimado de 1 en cada 20 consultas realizadas por blefaritis ilustracionproblemas en los ojos (en España el 66% de los pacientes que acuden a consulta oftalmológica general tienen blefaritis). Es más común en personas mayores de 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Es importante tener en cuenta el sexo y edad del paciente, ya que en el 73% de los casos son mujeres de una media de edad de 42 años en las blefaritis anteriores y de 52 años en las posteriores (se explica a continuación). No obstante, debido al control hormonal de las glándulas sebáceas, también son frecuentes las blefaritis anteriores en niños y adolescentes. A demás, debe tenerse en cuenta la historia y la evolución de los síntomas, que típicamente se acentúan por las mañanas y se caracterizan por remisiones y exacerbaciones clínicas.

Esta molesta condición causa irritación, comezón, enrojecimiento y escozor o ardor en los ojos. Si bien las causas básicas de la blefaritis no se conocen con exactitud, puede estar asociada con una infección ocular bacteriana, síntomas de ojo seco, o ciertos tipos de enfermedades de la piel como la rosácea.

Síntomas

La severidad de la blefaritis varía mucho de una persona a otra. En casos muy leves puede incluso pasar desapercibida, generando en otros solo una discreta molestia irritativa intermitente del ojo. En casos más serios puede incluso afectar la visión. Los síntomas abarcan:

  • Párpados rojos e irritados
  • Escamas que se pegan a la base de las pestañas (como caspa)complicaciones de blefaritis
  • Sensación de ardor en los párpados
  • Lagrimeo
  • Formación de costra, picazón e hinchazón de los párpados. Párpados que se pegan juntos y que son difíciles de abrir cuando se despierta

Puedes sentir como si tuvieras arena o polvo en el ojo cuando parpadeas. Algunas veces, las pestañas se pueden caer. Los párpados pueden resultar cicatrizados si la afección continúa por largo tiempo.

Causas

Su origen más habitual es debido a un mal funcionamiento de las pequeñas glándulas que se encuentran en el borde  palpebral (GM). Estas glándulas pueden encontrarse obstruidas, sus secreciones quedan estancadas y se forman ácidos grasos que irritan la superficie ocular. El ojo irritado produce secreción mucosa y proteínas que se acumulan en el borde palpebral y proporciona las condiciones óptimas para el crecimiento de bacterias.

Glándulas de Meibomio normales

Glándulas de Meibomio normales

Glándulas de Meibomio obstruidas

Glándulas de Meibomio obstruidas

Todos tenemos bacterias en la superficie de la piel, pero en algunas personas, las bacterias tienden a propagarse en la base de las pestañas. Una gran cantidad de bacterias alrededor de las pestañas puede causar “escamas” de caspa y una acumulación de partículas en las pestañas y los bordes de los párpados. Es más probable que la blefaritis se observe en personas con:

  • Dermatitis seborreica o seborrea. Este problema compromete el cuero cabelludo, las cejas, los párpados, la piel detrás de las orejas y los pliegues de la nariz (a la dermatitis seborreica del cuero cabelludo se le llama caspa).
  • El mal funcionamiento de las glándulas sebáceas del párpado, GM
  • Ácaros en las pestañas (pequeños organismos en los folículos de las pestañas).
  • Las alergias que afectan las pestañas de cosméticos o medicamentos (menos común).
  • Rosácea, una afección cutánea que provoca una erupción roja en la cara.

La blefaritis puede ser una causa subyacente de orzuelos y chalazión repetitivos. No es contagiosa, por lo que no puede adquirirla de otra persona.

Clasificación

Debido a que son varias las posibles causas de la blefaritis, también son varios los tipos de blefaritis que existen o los lugares a los que afectan.

Blefaritis Anterior

Es producida por estafilococos (escamosa) o seborreica y es menos común que la blefaritis posterior. Es más común en pacientes con acné rosacea o con dermatitis seborreica del cuero cabelludo o áreas faciales. Si es causado por acné rosácea es conocida como rosácea ocular.

  • Seborreica: causada por el exceso de grasa producida por las GM (como se ha explicado anteriormente). Con frecuencia, este tipo se asocia a otros problemas cutáneos como la dermatitis seborreica del cuero cabelludo u otras áreas del cuerpo. El riesgo se incrementa con el estrés, la fatiga, en invierno, por piel grasa o higiene pobre, uso de lociones que contengan alcohol o alteraciones de la piel como acné u obesidad.

Tratamiento: consiste primero en compresas calientes sobre los ojos y después higiene con bastoncillos de algodón con jabón diluido o champú para bebés. Los antibióticos no son necesarios. La cura normalmente no es posible pero el objetivo de la terapia es el control y mejora de los síntomas
.staph bleph

  • Escamosa o estafilocócica: Suele ser más problemática y severa que la seborreica. En este caso la inflamación del párpado se ha relacionado con la infección por una bacteria del género Staphylococcus, que además libera una toxina con acción irritante sobre el párpado y la superficie del ojo. La infección da lugar a la formación de escamas, costras duras y secas que se depositan alrededor de las pestañas e irritan el párpado. La infección estafilocócica de los párpados aislada o en combinación con dermatitis seborreica (Mixta) ha sido considerada la causa más frecuente de blefaritis.

Tratamiento: consiste en mantener una higiene palpebral constante y preferiblemente por las mañanas. Complementada con una pomada antibiótica apropiada aplicada a lo largo de los márgenes de las pestañas del párpado superior e inferior.

MIXTA: SEBORREICA + ESTAFILOCÓCICA: El tratamiento consiste en una terapia antibiótica efectiva similar contra la blefaritis estafilocócica junto con higiene palpebral y terapia antiseborreica con champú.

Blefaritis Posterior

Surge como resultado del mal funcionamiento de las GM. Hay aproximadamente 30 glándulas de Meibomio en cada párpado y se encuentran justo detrás de las pestañas, en una fila paralela a los bordes palpebrales. Estas glándulas sebáceas producen la capa lipídica de las lágrimas. Esta capa de lípidos es fundamental para prevenir la evaporación de la lágrima en la superficie ocular, asegurando una superficie óptica lisa e impidiendo que sustancias extrañas puedan entrar y contaminar los ojos.

Tratamiento: consiste en atacar el componente seborreico de las GM con un masaje digital (con los dedos) a lo largo de las glándulas para exprimir el exceso de secreción de las glándulas (como si fuera un grano). Para esto es mejor realizarlo tras la ducha o tras aplicar compresas calientes, dado que la grasa se vuelve más líquida y resulta más fácil. Al final de este artículo encontrarás las normas de higiene palpebral.

Herpes Simple:

La blefaroconjuntivitis (inflamación de los párpados y de la conjuntiva) por herpes simple suele ocurrir durante las infecciones primarias en los niños, pero también puede ocurrir en adultos y ser recurrente. Normalmente es unilateral o bastante asimétrica.

Varicela (Herpes Zoster):

Se produce blefaritis el 50-70% de los herpes zóster oculares. Suele ser unilateral y afecta con mayor frecuencia a pacientes ancianos. Puede ser especialmente grave en pacientes con inmunodeficiencia

Molluscum contagiosum:

Es un problema dermatológico muy contagioso e infrecuente. Suele afectar a adultos jóvenes y a niños.

Alérgica:

Suele ser una reacción inflamatoria de la piel de los párpados por contacto con cosméticos, productos químicos, plantas o fármacos.

Tratamiento

La blefaritis es generalmente una condición crónica (que dura mucho tiempo), lo que significa que una vez que se desarrolla puede causar episodios a repetición.

No hay cura para la blefaritis, pero establecer una rutina diaria de limpieza de los ojos puede ayudar a controlar los síntomas. Esto tendrá que ser continuado indefinidamente. Los casos más severos de blefaritis pueden requerir antibióticos u otras pomadas (eso se lo indicará su profesional sanitario). Muchos pacientes la han tenido durante meses o años antes de acudir al oftalmólogo. Puede ser necesario semanas o meses de tratamiento para conseguir una mejora significativa ya que la respuesta también será lente en estos casos de años de evolución de la enfermedad.

De tu colaboración del cumplimiento del tratamiento depende en gran medida el éxito de la terapia. La higiene ocular constituye el tratamiento más importante, pero también se hace uso de antibióticos en forma de pomadas aplicadas sobre la superficie del párpado. Se usan fundamentalmente en los casos de brotes agudos, como medida adicional pero no suelen emplearse de forma crónica. En  casos graves, pueden llegar a emplearse antibióticos por vía oral.

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España