Select Page

DMAE

Degeneracion Macular Asociada a La Edad


fundus 1

Imagen de la retina del ojo derecho

La DMAE o Degeneración Macular Asociada a la Edad es una enfermedad degenerativa de la zona central de la retina, la mácula, originada por el envejecimiento, que provoca un deterioro progresivo de las células y del epitelio pigmentario de la retina.

La mácula es la parte de la retina responsable de la visión central detallada y aguda. Tiene una extensión de aproximadamente 5 mm de diámetro.

El epitelio pigmentario de la retina se conoce como la capa de células pigmentadas (es decir con melanina) ubicada en la parte posterior de la retina y que interactúan estrechamente con las células fotoreceptoras (conos y bastones, que son las que captan la luz) en la mantención de la función visual. Tiene como función principal la de nutrir las células retinales.

Muchas personas mayores desarrollan degeneración macular como parte del proceso natural de envejecimiento del cuerpo. Hay diferentes tipos de problemas maculares, pero el más común es la degeneración macular relacionada con la edad.

La DMAE En Numerosceguera

La DMAE exudativa es la 1ª causa de ceguera legal en personas mayores de 55 años en los países desarrollados. Es muy raro en personas menores de 50 años.

Actualmente, más de 25 millones de personas sufren esta enfermedad en el mundo, y cada año se les suman alrededor de 500.000 afectados.

Al año se producen 14.748 casos nuevos con DMAE exudativa (se explicará a continuación) en España.

Se calcula que existen aproximadamente 130.000 casos diagnosticados, aunque se estima que hay más de 300.000 personas con DMAE.

Causas y Factores de Riesgo

La DMAE es una enfermedad degenerativa que se origina por el envejecimiento de la zona central de la retina.

Los factores de riesgo de la DMAE se pueden clasificar en cinco grupos distintos según sean factores demográficos (edad y género), tóxico- nutricionales (tabaco y alcohol), problemas oculares (hipermetropía, color del iris y cirugía de cataratas), hormonales o genéticos.

Factores demográficos

  • La edad: al ser una enfermedad degenerativa, la edad representa el principal factor de riesgo ya que la enfermedad está desencadenada por el proceso del envejecimiento de la población, el cual fomenta la aparición de drusas en el ojo. Las drusas son pequeñas acumulaciones de material extracelular que se depositan en la retina y raramente son visibles antes de la edad de los 45 años.
  • El género: la prevalencia de la enfermedad es mayor en mujeres que en hombres reflejando el aumento en la proporción de mujeres en los grupos de edad más avanzada aunque algunos expertos también sostienen una mayor predisposición genética.

Factores tóxico-nutricionales

  • El tabaco y el alcohol: existe una relación dosis-dependiente entre la DMAE y el consumo de tabaco o de alcohol → a no fumarmayor consumo mayor riesgo. Ello es debido a que el tabaco tiene un efecto cardiovascular adverso y acelera el envejecimiento de la retina. Además, junto al alcohol, ambas drogas generan un daño en los fotoreceptores de la retina evitando que se regeneren y causando daños irreparables.

Problemas oculares

  • El iris: Los iris claros son más propensos a la DMAE, y es que existe la posibilidad añadida de que coroides y retina tengan también deficiencia de melanina. En algunos estudios epidemiológicos, se ha observado una mayor frecuencia de DMAE en pacientes de ojos claros y se ha sugerido que la melanina ocular podría proteger la retina de la agresión de algunos factores al disminuir la absorción luminosa de los fotoreceptores.
  • DMAE en un ojo: aumenta el riesgo de padecer DMAE en el otro ojo.

Otros factores de riesgo

  • Factores genéticos: la herencia de factores genéticos hace que algunas personas tengan una mayor predisposición de padecer la enfermedad. Entre los ejemplos más destacados encontramos que la DMAE tiene una mayor prevalencia en la raza caucásica, mientras que la prevalencia de formas graves de DMAE es menor en pacientes de raza negra por la acción de la melanina, la cual ejerce de protectora de algunos elementos presentes en la retina.
  • Obesidad: el tener sobrepeso puede favorecer la progresión de la DMAE.
  • Hipertensión arterial: aumenta el riesgo de padecer DMAE.rayos azul y UV
  • Exposición a rayos ultravioletas: la exposición excesiva al sol también daña la retina, sobretodo en niños, personas de edad avanzada e individuos con el color del iris claro, ya que, los rayos ultravioletas pueden provocar lesiones fototóxicas (o lesiones anormales en la retina provocadas por determinadas sustancias químicas).

Tipos de DMAE

Existen dos tipologías:dmae seca

  • La DMAE seca. Afecta al 80% de los pacientes y se caracteriza por una evolución lenta y progresiva. Los depósitos que se acumulan en la zona van atrofiando la mácula y hacen que el paciente pierda lentamente visión en la zona central de su campo visual. Se debe hacer un seguimiento cuidadoso y constante de su visión central. Por lo general, la degeneración macular comienza cuando unas partículas pequeñas de proteínas grasosas (drusas), que se forman por debajo de la retina. Esto ha sido como consecuencia del fallo del epitelio pigmentario de la retina (que debería eliminar los desechos de los fotorreceptores, pero en lugar de ello, estos se acumulan formando las drusas).

NOTA Las drusas son pequeñas acumulaciones de material extracelular de color amarillo que se depositan en la retina. La presencia de drusas es normal a partir de cierta edad, son infrecuentes por debajo de los 45 años, habituales entre los 45 y 65 y generalizadas a partir de los 65.

  • La DMAE húmeda. Se caracteriza por el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos de forma anormal y paredes muy DMAE humedadelgadas, que acaban filtrando fluidos y sangre a la mácula. Este tipo de DME causa la mayor parte de la pérdida de la visión asociada con la enfermedad, aunque es la menos frecuente (aproximadamente un 10-15% de los casos). Necesita tratamiento inmediato para evitar que se destruya la visión central de forma irreversible en un periodo corto de tiempo (semanas o meses).La enfermedad produce hemorragias y derrames dentro de las capas de la retina, principalmente en la mácula. Estas hemorragias que invaden la retina acaban por destruir la arquitectura neural de la mácula, lo que causa una pérdida de visión justo en el centro del campo visual.

Síntomas

Los enfermos de DMAE van perdiendo progresivamente la visión central, lo que origina dificultades para leer, escribir, conducir, coser o realizar otras tareas de precisión. El síntoma más común es la visión borrosa. A medida que la enfermedad empeora, puede necesitar más luz para leer o llevar a cabo las tareas diarias. Una mancha borrosa en el centro de la visión se vuelve gradualmente más grande y más oscura.

El síntoma inicial más común de la DMAE húmeda es que las líneas rectas aparecen torcidas y onduladas.

Al mirar a una persona, los afectados no reconocen la cara, pero pueden caminar sin tropezar y mantener una cierta autonomía. En las fases tardías, es posible que usted no sea capaz de reconocer las caras hasta que las personas estén cerca.

La enfermedad suele empezar en un ojo, aunque acaba afectando a los dos. Por esta razón, el paciente no se da cuenta del problema visual a no ser que, de forma fortuita, se tape el ojo sano y empiece a ver las líneas distorsionadas con el ojo afectado.vision con dmae Con ambos tipos de DME, la pérdida de la visión central puede presentarse muy rápidamente. Si esto ocurre, se necesita urgentemente la evaluación de un oftalmólogo. Verifique que este profesional tenga experiencia en el tratamiento de problemas de retina.

EN RESUMEN

  • Visión borrosa a distancia y/o de lectura
  • Necesidad de luz más brillante para ver de cerca
  • Los colores parecen menos intensos o brillantes
  • Visión nublada
  • Dificultad para ver cuando hay transición de luz brillante a luz baja (por ejemplo, entrar a una habitación con poca luz desde afuera)
  • Dificultad o incapacidad de reconocer los rostros de la gente
  • Manchas o áreas borrosas en la visión central

¿Cómo Se Puede Prevenir?

La DMAE no se puede prevenir porque va unida al envejecimiento. Sin embargo, al observarse una mayor incidencia en fumadores y personas con antecedentes familiares, sí pueden tomarse algunas medidas o modificar los hábitos de vida menos saludables.

Se recomienda llevar una dieta sana y someterse a revisiones oculares periódicas a partir de los 50 años.

¿SABÍAS QUÉ?

Uso de la “Cuadrícula de Amsler” para detectar síntomas de degeneración macular


Si ha sido diagnosticado con una DMAE seca, debe utilizar a diario una gráfica llamada cuadrícula de Amsler. Debido a que la degeneración macular seca puede transformarse en húmeda (una condición más perjudicial), esta cuadrícula le ayuda a hacer un seguimiento rutinario de su visión. Para usar la cuadrícula de Amsler, asegúrese de que haya buena luz y use corrección habitual para cerca, manteniendo la gráfica a unas 30-40 centímetros de distancia de su cara.

  1. Cúbrase un ojo.rejilla amsler
  2. Mire directamente al punto central con el ojo descubierto y mantenga el ojo enfocado en él.
  3. Mientras mira directamente al punto central, observe si todas las líneas de la cuadrícula son rectas o si hay áreas que estén distorsionadas, borrosas u oscuras.
  4. Repita el procedimiento con el otro ojo.
  5. Si alguna parte de la cuadrícula se ve ondulada, borrosa u oscura, póngase en contacto con su oftalmólogo inmediatamente.
  6. Si detecta cualquier cambio en su visión al mirar la cuadrícula, notifique a su oftalmólogo inmediatamente.

Tratamiento

PARA LA DMAE SECA

Para la DMAE seca no existe aún un tratamiento eficaz, aunque la administración de complejos antioxidantes consigue ralentizar la enfermedad.

En las fases más precoces de la enfermedad, no es necesario hacer ningún tratamiento específico, aunque se aconseja una dieta rica en frutas y verduras. También se recomiendan dietas ricas en ácidos grasos de la familia del omega-3, ya que parecen estar más directamente implicados en la prevención de lesiones retinianas inducidas por la edad. nutricion y dmae Por el contrario, si el estudio de retina revela la presencia de drusas grandes o presenta una DMAE severa en un ojo, independientemente del tipo de DMAE, el riesgo de progresión de la enfermedad hacia fases más avanzadas se incrementa. En estos casos, se aconseja tratamiento con vitaminas antioxidantes (vitamina E, C) y suplementos minerales (zinc). Sin embargo, esto no devolverá la visión que ya se haya perdido.

PARA LA DMAE HÚMEDA

Al contrario de lo que sucede con la DMAE atrófica o seca, la DMAE exudativa o húmeda sí dispone de varias opciones de tratamiento entre las que se encuentran los inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), la fotocoagulación con láser, la cirugía y la terapia fotodinámica.

  1. En la actualidad, los inhibidores del factor VEGF representan el tratamiento más eficaz contra la DMAE exudativa. Estos tratamientos actúan sobre una familia de proteínas que estimulan el crecimiento de vasos en el ojo. El fármaco actúa bloqueando la molécula que causa el desarrollo y la progresión de las membranas neovasculares en la DMAE húmeda.
  2. Aunque la mayoría de los casos de degeneración macular húmeda son tratados con medicamentos, en algunos casos se puede utilizar una terapia de láser térmico. El tratamiento con láser generalmente es ambulatorio en el consultorio del médico, o en el hospital.

Durante este procedimiento, un rayo láser de alta energía produce una pequeña quemadura cuando llega a la zona de la retina que está siendo tratada. El rayo destruye los vasos sanguíneos anormales, evitando escapes posteriores, hemorragias y crecimiento.

  1. En algunos casos, un tipo de tratamiento para la degeneración macular húmeda llamado terapia fotodinámica, o TFD, puede ser una opción. Esta terapia utiliza la combinación de una droga activada por luz (fotosensible), y un láser frío de baja potencia para tratar degeneración macular húmeda directamente en el centro de la mácula.

La detección temprana de cambios en la visión es importante, ya que cuanto más pronto se realice el tratamiento, mejor será el desenlace clínico. La detección temprana lleva a un tratamiento más oportuno y, con frecuencia, a un mejor desenlace clínico.

¿Y Qué Hay Después?

Si usted tiene una degeneración macular intratable, aún puede sacar el máximo provecho de la visión que le queda aprendiendo a “ver de nuevo” con ayuda de una rehabilitación, dispositivos y servicios para pacientes con baja visión.

Las personas con baja visión pueden aprender nuevas estrategias para llevar a cabo sus actividades diarias. Ciertas destrezas, incluyendo el dominio de nuevas técnicas y dispositivos, ayudan a las personas con degeneración macular avanzada a recuperar su confianza en sí mismos y llevar una forma de vida independiente, a pesar de la pérdida de la visión central.

Póngase en contacto con algún centro de baja visión o rehabilitación visual para ayudarle a afrontar la nueva situación y aprender a usar los dispositivos y técnicas que le harán la vida más sencilla. Si bien es poco lo que se puede hacer para mejorar la visión de alguien con DMRE, el índice de pérdida de visión puede ser más lento con una detección temprana. Para demorar la pérdida de visión, es clave entender la degeneración macular, controlar los síntomas y acudir a su oftalmólogo con regularidad para examinar su visión. A pesar de la degeneración macular, es posible mantener un estilo de vida agradable.

Si conoces a alguien que se beneficiaría de esta información, por favor compartir

 

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España