Select Page

Estrabismo


 

El estrabismo es un defecto visual consistente en la pérdida de paralelismo de los ojos. Es decir, mientras un ojo dirige la mirada a un objeto, el otro se desvía en una dirección diferente. En ocasiones la desviación no se aprecia con facilidad, pero en los casos severos ocasiona problemas estéticos y de visión importantes.

El estrabismo es una condición común entre los niños. Entre el 3 y 5% de los niños padecen estrabismo y afecta a ambos sexos por igual. Hay un pequeño porcentaje de niños que desvían uno o ambos ojos durante los primeros meses de vida.

La condición puede desarrollarse en el futuro. Puede estar presente en familias, sin embargo, muchas personas con estrabismo no tienen parientes con esta condición.

Causas

Para alinear y enfocar los dos ojos hacia un solo objetivo, todos los músculos del ojo deben estar equilibrados y trabajando juntos. Con el fin de que los ojos se muevan juntos, los músculos de ambos ojos deben estar coordinados y, es el cerebro el que controla dichos músculos. En el origen del estrabismo intervienen numerosos factores:

  • Uno de estos es la herencia familiar, ya que se puede tener cierta predisposición a sufrir este trastorno.
  • También puede deberse a una alteración de los músculos del ojo motivada por una mala visión (producida por ejemplo por una graduación sin corregir o una deprivación de la visión), a las infecciones, ciertos tumores o traumatismos.

Esquema de la disposición de los músculos oculares, responsables de los movimientos del ojo.

Esquema de la disposición de los músculos oculares, responsables de los movimientos del ojo.

Estrabismo en la edad adulta

Los casos de estrabismo en la edad adulta están estrechamente ligados a los traumatismos, enfermedades musculares y trastornos de tiroides (concretamente el hipertiroidismo secundario por la enfermedad de Graves). Los accidentes cerebrovasculares son la primera causa de estrabismo en los adultos. Otros motivos son:

En la enfermedad de Graves se produce exoftalmos y como consecuencia puede generar estrabismo.

En la enfermedad de Graves se produce exoftalmos y como consecuencia puede generar estrabismo.

  • Botulismo
  • Diabetes (causa una afección conocida como estrabismo paralítico adquirido)
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Lesión en el ojo
  • Intoxicación por mariscos
  • Lesión cerebral traumática
  • Pérdida de la visión por cualquier enfermedad o lesión ocular
Estrabismo infantil

En la mayoría de los niños con estrabismo, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después, lo cual se denomina estrabismo congénito.

Además, el control del alineamiento ocular se produce en el cerebro, por lo que cualquier estado de “sobrecarga” para el sistema nervioso central puede desencadenar estrabismo: un cuadro febril grave, una enfermedad o incluso el estrés que suelen padecer los niños al cambiarse de colegio, ante una separación, etc.

La mayoría de las veces, el problema tiene que ver con el control muscular y no con la fortaleza del músculo. Otros trastornos asociados con el estrabismo en los niños abarcan:  desviacion endotropia

  • Síndrome de Apert
  • Parálisis cerebral
  • Rubéola congénita
  • Hemangioma cerca del ojo durante la lactancia
  • Síndrome de incontinencia pigmentaria
  • Síndrome de Noonan
  • Síndrome de Prader-Willi
  • Retinopatía del prematuro
  • Retinoblastoma
  • Lesión cerebral traumática
  • Trisomía 18

Síntomas

¿QUÉ OCURRE AL TENER UN OJO DESVIADO?

Cuando existe una visión normal, las imágenes formadas por cada ojo se dirigen al mismo sitio en la retina, la fóvea. El cerebro es capaz de fusionar las dos imágenes de cada fóvea en una sola imagen tridimensional. Este proceso es el que nos proporciona una percepción de la profundidad.

Sin embargo, cuando un ojo no está correctamente alineado, la imagen del mismo ya no se proyecta sobre la fóvea y por tanto el cerebro no es capaz de fusionar ambas imágenes. En un niño pequeño, el cerebro aprende a ignorar o suprimir la imagen del ojo desviado y sólo ve la imagen del ojo correctamente alineado (ojo de mejor vista). Si el mismo ojo es ignorado consistentemente durante la primera infancia, es posible que no desarrolle una buena visión, y puede inclusive perderla. Esto provoca que el niño pierda la percepción de la profundidad y además comience a desarrollar ambliopía u ojo vago, debido a que “deja de usar” el ojo desviado. La ambliopía estrábica ocurre en aproximadamente una mitad de los niños que tienen estrabismo.

En el caso de los adultos que desarrollan estrabismo la consecuencia es tener visión doble debido a que su cerebro ya ha aprendido a recibir las imágenes de ambos ojos y no puede ignorar la imagen del ojo desviado. Así mismo también puede ocurrir el proceso denominado confusión, en el cual el cerebro intenta fusionar las imágenes de ambas fóveas, pero estas al ser diferentes, genera una superposición de imágenes distintas, creando confusión. Por lo general, un niño no ve doble.

Supresión: Debido a que el ojo desviado no obtiene una buena imagen de la manzana el cerebro la elimina y se queda con la imagen del ojo no desviado.

Supresión: Debido a que el ojo desviado no obtiene una buena imagen de la manzana el cerebro la elimina y se queda con la imagen del ojo no desviado.

diplopia y confusion

COMO CONSECUENCIA…

Posiciones anormales de la cabeza; desviaciones; inclinación y tortícolis; visión doble; pérdida de visión binocular, y errores en el cálculo de distancias y en la percepción de relieves.

La consecuencia más grave del estrabismo en un niño es la ambliopía u ojo vago.

Otra consecuencia, ya mencionada anteriormente, es la pérdida de la visión binocular, es decir, la capacidad de ver en relieve, calcular distancias y ver en 3D.

Además de lo estrictamente fisiológico, cabe considerar la carga estética y psicológica que supone para tener un ojo desviado.

Clasificación del Estrabismo

Hay muchos tipos diferentes de estrabismo. El estrabismo es comúnmente descrito oi clasificado según la dirección en la que se encuentran los ojos. Los tipos más comunes son:  tipos de tropia

A diferencia del estrabismo real, aquí se nota la reflexión simétrica de la luz sobre la córnea durante una condición de pseudoestrabismo.

A diferencia del estrabismo real, aquí se nota la reflexión simétrica de la luz sobre la córnea durante una condición de pseudoestrabismo.

Pseudoestrabismo Con frecuencia, los ojos de los niños parecen estar cruzados, aunque en realidad no lo están. Esta condición se llama pseudoestrabismo. Los niños pequeños tienen a menudo una nariz ancha, plana y un pliegue de piel en el párpado interior que puede hacer que sus ojos se vean cruzados. Este aspecto del pseudoestrabismo puede mejorar a medida que el niño crece.

Según la causa o frecuencia del estrabismo también podemos distinguir:

  • Endotropia acomodativa: producida por la presencia continua de una acomodación del cristalino constante. Esto se produce principalmente en personas con hipermetropía. Ocurre porque el proceso de acomodación está ligado al proceso de convergencia de los ojos. Mediante el uso de unas gafas o lentes de contacto que corrijan esta graduación se soluciona. Es más común en niños y principalmente en actividades que requieran visión cercana.
  • Estrabismo constante: aparece de forma permanente.
  • Estrabismo intermitente: aparece sólo en determinadas circunstancias (enfermedad, nerviosismo, cansancio, etc.) o en un determinado campo o distancia de la mirada (de lejos o de cerca). Indica la presencia de cierto grado de visión binocular normal, dado que sí que existen momentos en los que el cerebro recibe imágenes de ambos ojos.
  • Estrabismo alternante: se emplea indistintamente uno u otro ojo para fijar, mientras que el otro se desvía. El niño suprime la imagen del ojo desviado; pero al alternar los ojos, ambos desarrollan una visión semejante (existiendo buena agudeza visual en ambos ojos).

A menudo, el estrabismo se presenta de forma intermitente, siendo más frecuente en estados de cansancio o debilidad: fiebre, sueño, etc.

¿Da Vinci tenía estrabismo?

Un artículo en la revista JAMA Ophthalmology sugiere que Leonardo Da Vinci tenía exotropía, una forma de estrabismo.

El neurocientífico visual Christopher Tyler de la City University of London examinó 6 obras de Da Vinci y midió la cantidad de desalineación de los ojos.

En todos menos uno de los trabajos hubo una desalineación de los ojos consistente con la exotropia.

En el hombre de Vitruvio no hubo desalineación de los ojos. Esto llevó a Tyler a especular que su exotropía pudo haber sido intermitente, lo que significa que no siempre estuvo presente.

Esta exotropia intermitente podría haber sido una ventaja y una parte clave de su genio artístico. Debido a que un pintor debe traducir una imagen en 3D a un lienzo en 2D, la capacidad de “encender” y “apagar” la visión en 3D que es posible con la exotropia intermitente podría haber sido la razón por la que era tan bueno.

Tratamiento

El tratamiento para el estrabismo se concentra en corregir el alineamiento de los ojos y restaurar la visión binocular (visión con los dos ojos). Para poder corregir adecuadamente el estrabismo, es muy importante detectarlo antes de los 7 años, que es cuando existe mayor plasticidad cerebral.

Aunque la corrección de la desviación puede hacerse después de esta edad, es posible que no se recupere la visión del ojo afectado.

El médico u optometrista debe realizar una revisión oftalmológica completa para valorar el grado de desviación, motilidad ocular, refracción y fondo de ojo.

Si de entrada existe un defecto refractivo, hay que tratarlo mediante corrección óptica (gafas o lentes de contacto). Generalmente, la corrección óptica es suficiente para tratar el estrabismo.

Si se desarrolla una ambliopía, se tendrá que recuperar la visión de ese ojo, lo que normalmente se consigue mediante terapia visual, como por el ejemplo, tapando el ojo sano con un parche. La ambliopía estrábica puede ser tratada con el uso de un parche sobre el ojo fuerte, o haciendo que su visión sea borrosa para fortalecer y mejorar la visión en el ojo más débil. Si la ambliopía se detecta durante los primeros años de vida, el tratamiento suele tener éxito. Si se retrasa el tratamiento, la ambliopía puede ser permanente. Como regla general, cuanto antes se trate la ambliopía, mejor será el resultado de la visión.

La operación quirúrgica sólo es necesaria, si una vez corregidos los defectos ópticos y la ambliopía, persiste la desviación ocular.

El tratamiento quirúrgico está indicado en los casos severos o que no se corrigen con los tratamientos tradicionales.

En la cirugía de estrabismo se operan los músculos oculomotores, que son los encargados de mover el globo ocular. La intervención consiste en reforzar o debilitar los músculos responsables de que el ojo se desvíe.

¿Prevención?

No hay forma de prevenir el estrabismo, pero lo más importante es mantener una constancia en las revisiones oculares y acudir si se nota algún problema. En el caso de los niños se recomienda realizar una revisión a los 6 meses de edad y mantenerla de forma anual, o lo indicado por el oftalmólogo o pediatra.

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España