shopify analytics ecommerce
tracking

Glaucoma


 

Muchas veces se asocia el glaucoma con una presión ocular más alta de lo normal a pesar de que es posible sufrir algún daño a causa del glaucoma con una presión ocular “normal”.

El glaucoma es la segunda causa mundial de ceguera, solo es superado por las cataratas.

Existen más de 50 tipos distintos de glaucoma pero muchos de ellos son raros. Sólo discutiremos algunos de los tipos más comunes.

Generalmente los tipos de glaucoma se agrupan en dos categorías basadas en el estado del drenaje del humor acuoso, el líquido transparente que circula en la parte frontal del ojo. Cuando su oftalmólogo mide su presión ocular, él está midiendo cuanta presión ejerce el humor acuoso hacia afuera sobre su córnea.

Cuando el iris y la córnea se unen, forman una estructura llamada el ángulo y es aquí donde se drena el humor acuoso. Las dano de glaucomados categorías principales están basadas en si el ángulo tiene una configuración abierta o cerrada.

El daño causado por el glaucoma es irreversible y el tratamiento está dirigido a disminuir la progresión de la enfermedad.[toc]

Glaucomas de Ángulo Abierto

Los glaucomas de ángulo abierto representan la forma más común de glaucoma. Ciertos estimados pautan al glaucoma abierto como 70-80% de todos los tipos de glaucoma. Al examinar, el ángulo del ojo, por donde se libera el líquido acuoso, está lo suficientemente abierto para permitir que salga el líquido. Esto no significa, sin embargo, que la anatomía microscópica del ángulo no tenga cambios que impedirán a futuro la salida del líquido.

Glaucoma Primario de Ángulo Abierto (GPAA)

Esta es la forma más común de glaucoma de ángulo abierto y la más común de todos los glaucomas. Una persona con GPAA tiene una presión ocular mayor de lo normal que provoca un daño sobre el nervio óptico y causa una pérdida progresiva de la visión periférica.

Para cuando la persona se percata de la pérdida de visión causada por el glaucoma, ya existe un daño importante. Si continúa progresando la enfermedad sin tratamiento, conllevará a que sólo mantenga la visión frontal, “visión en túnel”. En última instancia puede dirigir a una ceguera total.

Aun cuando la presión ocular sea mayor de lo normal, una persona con GPAA no sentirá ninguna presión o dolor.

Glaucoma de Tensión Normal

También llamado glaucoma de presión normal, glaucoma de baja tensión o glaucoma de baja presión – también es un tipo de glaucoma de ángulo abierto.

En este caso la presión ocular está dentro del rango normal pero ocurre un daño glaucomatoso sobre el nervio óptico y la pérdida de la visión lateral.

La causa exacta aún es desconocida, pero se cree que la disminución del flujo sanguíneo al nervio óptico lo hace más delicado y susceptible al daño aun cuando posea presiones oculares normales.

Ser mujer, descendiente japonés y/o padecer de enfermedades vasculares como la diabetes, alta presión arterial y colesterol, y enfermedades cardiacas son factores de riesgo para este tipo de glaucoma.

Glaucoma Pigmentario

El glaucoma pigmentario es un subtipo de Glaucoma de Ángulo Abierto. Usualmente se presenta en personas jóvenes, en sus 20-40 años de edad. Los hombres se ven más afectados lasmujeres y representa un mayor riesgo para la pérdida de la visión debido a que tiene un inicio temprano en la vida.

Los miopes son más propensos a padecer este tipo de glaucoma debido a la forma de sus ojos.

Se le conoce como glaucoma pigmentario debido a que el pigmento del iris se desprende y se libera por el ángulo de drenaje en conjunto con el líquido acuoso. Los trozos de pigmento obstruyen el sistema de drenaje así como la suciedad y los desechos pueden obstruir el desagüe de un fregadero. Esto causa que se eleve la presión ocular debido a que no se libera suficiente líquido del ojo.

El pigmento del iris se desprende porque el iris posee una configuración anormal. En condiciones normales el iris es plano, pero, en personas con glaucoma pigmentario, este tiene una concavidad. Esta forma encorvada causa un roce sobre las zónulas, fibras que yacen detrás del iris y lo ayudan a suspender el cristalino ocular detrás de la pupila.

Las personas con glaucoma pigmentario pueden tener síntomas de visión borrosa o dolor ocular cuando se desprende demasiado pigmento y se eleva la presión. Es más probable que suceda después de ejercitarse.

Su oftalmólogo a menudo verá algo de pigmento que está atorado en la superficie posterior de la córnea y le realizará algunas preguntas para determinar si esa es la causa.

Algunas veces el glaucoma pigmentario “desaparecerá sólo” con el tiempo. El iris en sí solo tiene una cantidad determinada de pigmento y es posible que eventualmente exista menos pigmento que pueda ser desprendido y esta condición deje de causar daño.

Glaucomas de Ángulo Cerrado

Los glaucomas de ángulo cerrado representan una causa diferente para las presiones oculares aumentadas. En este caso, el ángulo de drenaje es estrecho, impidiendo así que salga el líquido acuoso, conllevando a un aumento de la presión.

Esto puede ser causado por múltiples factores, puede ser genético, causado por la forma del ojo o su anatomía o quizás por alguna patología.

El tratamiento del glaucoma de ángulo cerrado usualmente es muy diferente al manejo del glaucoma de ángulo abierto. Más a menudo el tratamiento de elección se encuentra entre una variedad de procedimientos quirúrgicos o con láser.

El ángulo debe abrirse para permitir que exista suficiente espacio para que salga el fluido y se logre un equilibrio entre el líquido producido y el líquido liberado.

Glaucoma Agudo de Ángulo Cerrado

A menudo el primer signo de un ángulo cerrado aparece cuando una persona tiene un “ataque” por su ángulo estrecho. El ángulo se pone muy estrecho, tanto así que se cierra la salida del líquido acuoso y la presión se eleva rápidamente a niveles peligrosos.

No es raro que la presión se eleve de un rango normal a 50 o más.

Los síntomas de un ataque por el ángulo cerrado incluyen dolor alrededor del ojo o las cejas, enrojecimiento ocular, visión borrosa, dilatación pupilar, fotosensibilidad y, posiblemente, vómitos y nauseas.

Esta es una emergencia y la presión debe ser disminuida inmediatamente para prevenir daños permanentes.

Una vez que se reduce la presión a niveles seguros, se le realizará una cirugía al paciente para solventar la causa subyacente.

Glaucoma Crónico de Ángulo Cerrado

Este tipo de glaucoma de ángulo cerrado es diferente al agudo descrito anteriormente en el hecho de que usualmente es asintomático.

El ángulo de drenaje sigue siendo estrecho pero a menudo el ángulo se cierra intermitentemente y causa elevaciones de la presión por cortos periodos de tiempo y el daño se acumula con el tiempo en vez de aparecer repentinamente.

Puede que su doctor descubra esta condición en un examen rutinario, especialmente si usted no tiene síntomas.

El tratamiento generalmente es el mismo que con el glaucoma agudo de ángulo cerrado, aunque puede que se necesite de tratamientos continuos.

Factores de riesgo

Factores de Riesgo para el Glaucoma de Ángulo Abierto

  • Raza negra– el riesgo de padecer glaucoma de ángulo abierto puede ser de 6 a 8 veces mayor que para los caucásicos.
  • Hispanos – El riego para los hispanos está entre el de los caucásicos y el de los de raza negra.
  • Edad avanzada– Todos tienen mayor riesgo de padecer glaucoma luego de los 60 años de edad, sin importar la raza.
  • Antecedentes familiares de Glaucoma – la herencia también es un factor de riesgo para el glaucoma. Si usted tiene algún familiar con glaucoma, tiene un riesgo de cuatro a nueve veces mayor.
  • Uso de esteroides– el uso de esteroides orales, inhalados o en gotas oculares puede causar que se eleve la presión ocular y aumentar el riesgo de padecer de glaucoma para ciertas personas.
  • Miopía – las personas con miopía, especialmente aquellos con altos niveles de miopía, tienen un mayor riesgo de padecerlo.
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Poco espesor de la córnea– las personas que tienen un espesor corneal menor a lo normal se encuentran en mayor riesgo que aquellos con una cornea normal o de gran espesor.

Factores de Riesgo para el Glaucoma de Ángulo Cerrado

  • Hipermetropía– las personas que tienen problemas para ver de cerca se encuentran en mayor riesgo de padecer un glaucoma de ángulo cerrado debido a su anatomía ocular. Un ojo hipermetrópico es más pequeño que un ojo normal y deja menos espacio para las estructuras del mismo, incluyendo el ángulo.
  • Raza – los asiáticos y los esquimales usualmente tienen las cámaras anteriores del ojo más pequeñas, aumentando así el riesgo de un glaucoma de ángulo cerrado.
  • Sexo – las mujeres caucásicas se ven afectadas tres veces más que los hombres.

Síntomas

La mayoría de los tipos de glaucoma no presenta ningún síntoma. El glaucoma usualmente es llamado “el ladrón silencioso de la visión” porque no presenta ningún síntoma hasta que ha causado un daño importante.

Con los glaucomas de ángulo cerrado pueden aparecer ciertos síntomas tales como visión borrosa, dolor, enrojecimiento y halos alrededor de la luz del ojo y puede que ocurran vómitos y nauseas. Si usted experimenta estos síntomas, ellos representan una emergencia y usted debería visitar a su oftalmólogo o una sala de emergencia inmediatamente para prevenir la perdida permanente de la visión.

Diagnóstico

Tonometría por contacto. Antes de la prueba se instilan unas gotas de anestesia local.

Tonometría por contacto. Antes de la prueba se instilan unas gotas de anestesia local.

La mayoría de los tipos de glaucomas son diagnosticados o al menos sospechados al momento de un exhaustivo examen ocular. Una parte de todos los exámenes oculares es la medición de la presión ocular, llamada tonometría. Existen varios tipos y dispositivos para la medición de la presión ocular, pero si su presión está elevada, será necesario realizar algunos exámenes adicionales.

Muchas personas están acostumbradas a la tonometría por “soplo de aire” en la cual una máquina sopla aire en el frente del ojo para medir la presión. El gold estándar de la tonometría se llama tonometría de Goldmann en la cual se utilizan gotas oculares para anestesiar el ojo y se toca la córnea con una pequeña sonda.

Una presión ocular normal oscila entre 11 y 21 mmHg (milímetros de mercurio). Una lectura por encima de ello debe ser considerada como anormal.

Estas altas presiones podrían estar causadas por una producción aumentada del líquido acuoso o porque no se está drenando suficiente líquido.

Una presión por encima de los 30 mmHg aumenta 40 veces más el riesgo de padecer de glaucoma que para aquellos que tienen una presión media de 15mmHg.

Otro componente clave del diagnóstico del glaucoma es la apariencia del nervio óptico, el cual conduce la señal desde el ojo hasta el cerebro. Aquí es donde toma su papel la experiencia de su doctor. Una persona puede tener una alta presión ocular pero el nervio puede estar saludable, o tal vez se puede tener una presión normal y mostrar signos de daño a causa del glaucoma.

  • Tomografía de Coherencia Óptica– es un tipo de imagen sofisticada que usa longitudes de ondas de luz específicas para examinar las estructuras de la retina y el nervio óptico. Se toma una imagen base de cada nervio y es comparada con la base de datos de ojos normales. Su doctor tomará estos resultados en cuenta. Las imágenes también pueden ser comparadas con monitoreos o escaneos futuros para evaluar el daño progresivo.
  • Campos visuales– este es un test con alta sensibilidad para su visión periférica. Implica que se quede mirando hacia adelante en una máquina que parpadea luces en su campo periférico. Esto permite que se genere un “mapa” bastante detallado de su visión que puede ser repetido en el futuro para evaluar posibles cambios.
  • Gonioscopia – este es un tipo de lente de mano que se apoya en la córnea después de anestesiarla con gotas oculares. Esto permite que su doctor observe directamente el ángulo de drenaje del ojo en el microscopio. Su doctor puede entonces estadificar que tan abierto o cerrado esta su ángulo así como ver si existe algún daño en el drenaje que pueda estar causando una disminución del flujo del líquido acuoso conllevándolo a una presión aumentada.
  • Paquimetría – esta es una medición del grosor de su cornea. Una cornea más delgada de lo normal es un factor de riesgo para el glaucoma. Por el contrario, una cornea más gruesa de lo normal puede conllevar a mediciones de presión anormalmente altas.

Tratamientos

El tratamiento depende del tipo de glaucoma. Los glaucomas de ángulo abierto usualmente son tratados con gotas oculares, tratamientos con láser o cirugías. Los glaucomas de ángulo cerrado usualmente requieren laser u otros tipos de cirugías como primer tipo de tratamiento.

El glaucoma de ángulo abierto es una condición crónica que amerita ser tratada durante toda la vida. Las gotas oculares comúnmente son la primera opción, con la finalidad de disminuir la presión ocular a niveles aceptables. Algunas veces se necesita más de un tipo de gota ocular para alcanzar la presión deseada.

Es importante ser constantes con las dosis y el horario de los medicamentos para el glaucoma para evitar daños posteriores. Esto puede ser difícil para algunas personas especialmente porque el glaucoma no tiene síntomas y es fácil sentir que nada está mal.

Algunos casos de glaucoma no pueden alcanzar los resultados deseados solamente con gotas oculares o medicamentos y por tanto, puede que sean necesarios procedimientos con láser y/o cirugías. Su oftalmólogo será capaz de guiarlo con estas opciones para escoger el tratamiento.

¿Existe algún modo de prevenirlo?

En este momento no existe un modo fidedigno de prevenir el glaucoma aunque llevar un estilo de vida saludable que incluya la dieta y el ejercicio puede ayudar.

El tratamiento de los factores de riesgo subyacentes como la diabetes y la hipertensión puede ayudar a mantener el flujo sanguíneo al ojo y al nervio óptico con la mayor normalidad posible.

Realizarse exámenes oculares regulares puede que no prevenga el glaucoma, pero reconocer los síntomas o signos tempranos del mismo puede ayudar a preservar la visión.

Síguenos en Facebook

Martin Diaz

Martin Diaz

Fundador/Escritor

Dr. Martín Díaz es fundador de TuVistaSana y optometrista en Virginia