shopify analytics ecommerce
tracking
Select Page

LA PUPILA Y SUS ALTERACIONES


¿Qué Es La Pupila?

pupilaLa pupila es una estructura del ojo que consiste en un orificio situado en la parte central del iris por el cual penetra la luz al interior del globo ocular. Se trata de una abertura dilatable y contráctil, aparentemente de color negro que tiene la función de regular la cantidad de luz que le llega a la retina, en la parte posterior del ojo. Cuanta más luz hay en el ambiente, más se cierra el iris para que la pupila sea pequeña. Cuanta menos luz hay, más se abre la pupila para permitir entrar más luz. Si el iris no se cierra correctamente con mucha luz, nos deslumbramos.normal-miosis-midriasis

El tamaño de la pupila está controlado por dos músculos: el esfínter de la pupila que la cierra y está inervado por fibras parasimpáticas (del sistema nervioso) y el músculo dilatador de la pupila que la abre y está controlado por fibras simpáticas (del sistema nervioso). Su diámetro es de entre 3 y 4,5 milímetros en el ojo humano. En la oscuridad puede llegar a ensancharse hasta los 5 a 9 mm. Hay que tener en cuenta que existe una considerable variación en el tamaño máximo de la pupila entre diferentes personas.

NOTA

Miosis: contracción de la pupila

Midriasis: dilatación de la pupila

Anisocoria

Normalmente el tamaño de las pupilas es el mismo en cada ojo, con las dos pupilas contrayéndose y dilatándose al tiempo. El termino anisocoria se refiere a una diferencia en el tamaño de las pupilas. Esto puede darse de forma fisiológica, o puede ser el signo de una condición médica.anisocoria

FISIOLÓGICA

Aproximadamente el 20% de la población tiene anisocoria. La cantidad de anisocoria varia en el día a día y puede incluso alternar en los ojos. La anisocoria que no está asociada a ninguna condición médica de base se denomina anisocoria fisiológica. Típicamente en la  anisocoria fisiológica la diferencia en el tamaño de las pupilas no excede un milímetro. Generalmente es una condición que no tiene ningún efecto sobre la salud general de los ojos.

PATOLÓGICA

Sin embargo, la anisocoria puede ser también un síntoma de un trastorno ocular grave, incluyendo una parálisis del tercer nervio craneal (III par craneal) y el síndrome de Horner (que hablaremos posteriormente). Ambos son trastornos del sistema nervioso que pueden ocurrir cuando los nervios que viajan hacia el ojo son dañados por derrame cerebrovascular, un tumor o trauma. La anisocoria puede también resultar de una infección viral, sífilis, un daño quirúrgico, y/u otra condición que afecta a la pupila llamada síndrome de Adie o “pupila tónica de Adie.”

Síntomas:

La diferencia en el tamaño de las pupilas por sí sola rara vez presenta síntomas perceptibles. De hecho, en ocasiones las anisocoria sólo es descubierta cuando se comparan fotografías recientes y antiguas de un individuo, y se nota un cambio en su apariencia.

No obstante, si la anisocoria es patológica y es un síntoma de un trastorno del ojo relacionado, se tendrán por lo general otros síntomas relacionados con la enfermedad. Dichos síntomas de trastornos oculares pueden incluir:

  • Caída del párpado (ptosis palpebral)
  • Reducción del movimiento del ojo
  • Dolor en los ojos
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Disminución de la sudoración

La anisocoria fisiológica no afecta a la visión o a la salud de tus ojos, de modo que un tratamiento no es necesario. Si la anisocoria está relacionada con otro trastorno ocular, el tratamiento dependerá de la causa.tipos-de-anisocoria

Parálisis Del III Par Craneal

El tercer par craneal o también conocido como oculomotor es uno de los tres nervios encargados de la musculatura del ojo y, por tanto de su movimiento, entre ellos los músculos del iris.

La parálisis de este nervio es más frecuente en personas con diabetes y alta presión arterial. De vez en cuando, la parálisis por causa vascular del nervio craneal puede ocurrir en personas más jóvenes que sufren de migrañas. Esta condición casi siempre desaparece por sí sola sin dejar visión doble.

Cuando existe una parálisis microvascular del nervio craneal, es posible que no se puedan mover los ojos en una o más direcciones (dependiendo de los músculos afectados), y se puede experimentar visión doble. Los síntomas de parálisis del nervio pueden incluir:

  • Debilidad en uno o más músculos de los ojos
  • Visión borrosa
  • Visión doble
  • Dolor en los ojos o a su alrededor
  • Párpados caídos (Ptosis)
  • Pupila agrandada

No hay manera de acelerar el tiempo de recuperación natural de una parálisis del nervio craneal. La visión doble puede ser tratada de manera temporal mediante el uso de parches en los ojos. Si la visión doble persiste, unas gafas con un prisma adaptado o una cirugía del músculo del ojo pueden ser posibles cuando no habido una recuperación completa.

Algunos medicamentos antiinflamatorios pueden ayudar si hay un dolor asociado. También es importante asegurarse de que la presión arterial y el azúcar en la sangre estén controlados adecuadamente.

Síndrome De Adie o Pupila Tónica De Adie

Se trata de un trastorno neurológico del sistema nervioso autónomo que se manifiesta con una anomalía en el tamaño y respuesta pupilar. Es unilateral (solo ocurre en un ojo), encontrándose una de las pupilas dilatada, y con respuestas a la luz y acomodación disminuidas. Se da en pacientes jóvenes entre la segunda y cuarta década de la vida con una prevalencia femenina del 70%.

Las pupilas cuando están dilatadas tienen un tamaño mayor de lo normal. Al aplicar destellos de luz la pupila debería contraerse y no lo hace o lo hace muy lentamente. Por ello, se dice que la pupila es perezosa.

anisocoria

No se sabe la causa que lo produce con exactitud pero se atribuye normalmente a una infección vírica o bacteriana.

La principal característica es que la pupila no reacciona a la luz o lo hace lentamente. Los tres principales síntomas que definen la enfermedad son:

  • Midriasis (aumento del tamaño o dilatación de la pupila)
  • Ausencia o disminución del reflejo de los tendones del ojo
  • Diaforesis (sudoración excesiva)

Además pueden aparecer otros síntomas que hagan sospechar la enfermedad como:

  • Visión borrosa a corta distancia y dificultad para enfocar o leer
  • Forma irregular de la pupila
  • Fotofobia
  • Cefaleas o dolor de cabeza

Es una enfermedad benigna que no requiere tratamiento y los afectados pueden convivir con ella sin apenas alteración en su calidad de vida, salvo dificultad para la lectura o trabajo de cerca y molestias estéticas por la diferencia de apariencia de sus pupilas.

En caso de que sea necesario realizar algún tratamiento están recomendadas las gafas para la lectura y gafas de sol en el exterior para protegerse de la luz solar intensa.

SÍndrome De Marcus-Gunn o Defecto Pupilar Aferente Relativo

Este síndrome se presenta en todas las neuropatías del nervio óptico, desprendimientos de retina, en glaucomas unilaterales y en patologías degenerativas retinianas como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). Un defecto pupilar aferente relativo o fenómeno/pupila de Marcus-Gunn puede ser en ocasiones el único signo objetivo de una lesión de la vía visual aferente en las neuropatías ópticas.defecto pupilar aferente relativo

ACLARACIÓN

La vía aferente o neuronas aferentes son aquellas que informan al sistema nervioso central sobre lo que ocurre en el resto del cuerpo y en los datos acerca del entorno que este recibe, mientras que las neuronas eferentes se ocupan de “transmitir las órdenes” e iniciar la acción.

Lo que ocurre en esta situación es que el ojo que tiene esa vía afectada no envía la información necesaria ante un estímulo luminoso. Es decir si iluminas directamente un ojo con un defecto pupilar aferente, su pupila no va a contraerse o lo hará muy poco (C). Mientras que si el ojo que iluminas es el contrario, ambos ojos se contraerán (B) (dado que el ojo afectado no tiene problema en la vía eferente).

Por lo que se trata de un signo asociado a otra patología. Para tratarlo, hay que tratar la patología causante del problema.

Síndrome De Argyll Robertson

Fenómeno pupilar caracterizado por la presencia de una pupila muy pequeña (de solo 1 a 2 mm de diámetro), irregular en su forma y desigual a la contralateral, que no presenta reflejo pupilar a la luz (no se contrae) y mantiene el reflejo de acomodación, aunque es generalmente leve (cuando acomodamos nuestras pupilas se contraen, lo que quiere decir que ante la acomodación sí que existe miosis).

Suele estar causado por una lesión neurosifilítica.

sindrome de argyll robertson

Síndrome De Horner

El síndrome de Horner es un trastorno poco común que ocurre cuando ciertos nervios que viajan desde el cerebro hasta los ojos y la cara están dañados.

Este síndrome en algunos casos puede aparecer por sí solo, pero generalmente es un signo de otro problema médico, como el derrame cerebral, lesión de la médula espinal o tumores.

Por lo general afecta sólo un lado de la cara. Los síntomas típicos incluyen:

  • Caída del párpado superior (ptosis)
  • Disminución del tamaño de la pupila en el ojo afectado (miosis)
  • Disminución o ausencia de sudoración en el lado afectado de la cara (anhidrosis)
  • En raras ocasiones, un bebé puede nacer con el síndrome de Horner. En estos casos, el iris en el ojo afectado puede ser de color más claro que el otro ojo.

No hay tratamiento específico para el síndrome de Horner. El tratamiento depende de la causa. A menudo, el síndrome de Horner desaparece cuando una condición médica subyacente es tratada efectivamente.

sindrome de horner

Ojo izquierdo afectado: es de un color más claro, el parpado está algo caído y la pupila más pequeña

Si conoces a alguien que se beneficiaría de esta información, por favor compartir

Síguenos en Facebook

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España