Select Page

Problemas Durante El Embarazo Que Afectan A La Visión (I)


Prematuridad, Toxoplasmosis Y Rubéola

Son muchos los problemas que puede tener un feto en su etapa de gestación y, muchos de ellos tienen consecuencias visuales para el resto de su vida. En este artículo os hablaremos de algunos de ellos. También existen ciertos cambios visuales en la madre mientras está embarazada, que os explicamos aquí.

Alrededor del 3-4% de los embarazos se asocian con una anomalía congénita, ya sea una malformación estructural (como una cara-tristecardiopatía, o una espina bífida), un defecto cromosómico (como el síndrome de Down) u otra enfermedad fetal (como una infección, o un retraso del crecimiento intrauterino). Existen factores genéticos y ambientales conocidos que pueden alterar la formación de los órganos durante las primeras semanas de embarazo y la principal técnica diagnóstica durante el embarazo es la ecografía.

Prematuridadprematuridad

Hemos hablado anteriormente de la retinopatía del prematuro (podéis leerlo aquí) y de lo que significa ser prematuro pero, ¿un bebé prematuro tiene problemas visuales a lo largo de su vida? Lo cierto es que así puede ser.

La prematuridad es un término usado para describir cuando un bebé nace antes de tiempo. Un bebé se considera prematuro si nace antes de completar las 37 semanas de gestación.

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales para su evolución. Su inmadurez orgánica puede avanzar sin problemas o puede derivar hacia posibles alteraciones de tipo sensorial, afectando su visión.

Además de la ya comentada retinopatía del prematuro, los bebés prematuros también pueden presentar problemas de visión debido a enfermedades o malformaciones congénitas como:

Por todas estas razones es imprescindible que el médico revise a los niños no solo después del nacimiento sino también tenemos que ir a las revisiones pertinentes. Es necesario, también, desarrollar sus funciones visuales desde los primeros días de vida, en los que la plasticidad neuronal es más óptima. La posibilidad de intervenir y de mejorar la calidad de los estímulos aportados logrará una mejor calidad en todo el desarrollo global posterior.crecer

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección ocasionada por un parásito microscópico denominado toxoplasma gondii. Si bien la infección es generalmente una enfermedad leve en personas con sistemas inmunológicos saludables, es peligrosa durante el embarazo ya que, en ocasiones, el parásito puede infectar la placenta y al bebé. El porcentaje de riesgo de transmisión es mayor cuanto más avanzada se encuentra la gestación en el momento de contraer la infección.

La toxoplasmosis puede afectar al cerebro, los pulmones o los ojos, entre otros. El bebé puede nacer asintomático (sin síntomas), pero que se pueden manifestar meses o años después en forma de daños oculares, hipoacusia, hidrocefalia, etcétera. Más adelante, el niño puede sufrir ceguera o deficiencia visual severa, lesiones en el sistema nervioso central…

¿Cómo se contrae la enfermedad?toxoplasmosis

Al contrario de lo que suele creerse, el contagio no se produce al estar en contacto con un gato. Pueden acariciarse y la embarazada puede convivir con un gato sin ningún riesgo siempre que el gato no sea portador del parásito. La infección puede producirse tras contacto directo con las heces de gatos contaminadas mediante inhalación o ingestión accidental de éstas.

La vía de infección más común es por comer carne infectada con el parásito, que esté cruda o no ha sido cocinada lo suficiente. Otra vía para contraer el parásito es la leche cruda, sobre todo la de cabra. Evita tomar leche que no esté pasteurizada o cualquier producto lácteo hecho con leche no pasteurizada.

También es posible que uno se contagie de toxoplasmosis a lo largo de su vida y esto generalmente es mediante el contagio por alimentos, agua y aire. Probablemente las cicatrices de las cuales se genera la reactivación ocular -que es la forma más común- se traten de una infección contraída anteriormente, pero no de una lesión congénita. En la mayoría de los casos esta primera lesión pasa desapercibida y es en la reactivación donde surgen los síntomas de la enfermedad ocular.

Problemas visuales en el bebé

cicatriz-toxo

Cicatriz en la retina de un ojo infectado por toxoplasmosis

La retinocoroiditis es la manifestación más común y suele afectar a ambos ojos y a partes importantes de la retina (mácula y nervio óptico). El síntoma más importante es el de visión borrosa y limitada debido a la afectación a las áreas vitales de la retina.

Las lesiones pueden estar presentes al nacimiento o aparecer en los primeros años de vida. Más del 80% de los lactantes infectados de forma congénita presentarán signos de la enfermedad ocular en la adolescencia. Los niños, además, pueden presentarse con estrabismo, nistagmus, microftalmos y catarata. La uveítis anterior aparece en aproximadamente 50% de los pacientes con toxoplasmosis ocular.

Rubéola

La rubéola es una infección vírica contagiosa, por lo general leve, que afecta principalmente a niños y adultos jóvenes. La infección por rubéola en las mujeres embarazadas puede causar la muerte del feto o defectos congénitos en la forma de síndrome de rubéola congénita. Cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90%.sindrome-por-rubeola

Problemas visuales

En los niños, por lo general la enfermedad es leve, con síntomas que incluyen erupción cutánea, fiebre poco intensa, náuseas y conjuntivitis leve. Sin embargo, los niños con síndrome de rubéola congénita pueden padecer defectos de audición, defectos oculares y cardíacos y otros trastornos permanentes como autismo, diabetes y disfunción tiroidea.

Entre los defectos oculares del síndrome de rubeola congénita están:

  • Catarata uni o bilateral. Si se contrae antes de la 9 semana de gestación, aparece casi en el 50% de los casos. Pueden observarse desde el nacimiento, o a veces, varias semanas o incluso meses después del mismo.
  • Microftalmía (ojos pequeños anormales, uno o ambos)
  • Alteraciones en el fondo de ojo (retinopatía o retinopatía pseudo-pigmentosa)
  • Glaucoma congénito también puede hallarse en estos niños, pero con menor incidencia. Se presenta en el 10% de los casos de rubéola congénita y durante el período neonatal (puede asociarse o no a catarata).

Para tratar estos problemas, lo primero que se debe hacer es prevenir que esto ocurra, generalmente mediante la vacunación. Y en caso de que el bebé presente alguno de estos problemas, estos han de tratarse individualmente como se hace en la práctica clínica diaria (muchos de estos problemas ya han sido descritos en nuestro blog, por lo que si quieres saber más sobre ellos, tan solo deberás clickear en los enlaces).continuara

Existen muchos más problemas que se generan durante el embarazo y que tienen consecuencias visuales para el bebé. Estad atentos al blog, porque publicaremos más sobre este tema que puede preocupar a futuros padres.

Si conoces a alguien que se beneficiaría de esta información, por favor compartir

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España