Select Page

Queratitis


La queratitis es una inflamación que afecta la córnea.cornea

La córnea es la estructura más anterior y transparente del globo ocular. Cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. La córnea ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. También ayuda al ojo a enfocar.

Se clasifican en superficiales y profundas. Si la queratitis afecta solamente a la parte más anterior de la córnea (el epitelio) se llama queratitis superficial. Son las más frecuentes y suelen curar sin secuelas. Pero si afectan a capas más profundas de la córnea se llaman queratitis ulcerativas o profundas. Son menos frecuentes pero pueden ser graves. En ocasiones dejan cicatrices en la córnea tras curarse que, si se encuentran en el centro de la córnea, pueden afectar a la visión.

La queratitis puede o no puede implicar una infección. La queratitis no infecciosa puede ser causada por una lesión relativamente leve, como un rasguño, o un uso muy prolongado de las lentes de contacto. La queratitis infecciosa puede estar causada por bacterias, virus, hongos o parásitos.

¿Cuáles Son Sus Causas?

Puede estar originada por múltiples causas.

Como ya hemos indicado anteriormente uno de los motivos puede ser una infección, que puede ser por:

BACTERIAS (QUERATITIS BACTERIANA)

La infección corneal por bacterias es poco frecuente en el ojo sano y suele desarrollarse cuando se han afectado las defensas oculares o se produce una alteración en la superficie de la misma. Hay muchas bacterias causantes. Es el resultado de una infección proveniente de un mal uso de lentes de contacto (muy prolongado o bajo malas condiciones higiénicas), o de una lesión en el ojo, que se ha desarrollado muy rápidamente o algún colirio contaminado.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la queratitis bacteriana pueden incluir:

  • Reducción de la visión
  • Dolor en el ojo (a menudo repentino)
  • Aumento de sensibilidad a la luz
  • Lagrimeo
  • Lagrimeo excesivo o secreción (blanquecina) del ojo

TRATAMIENTO

Generalmente, la queratitis bacteriana se trata con gotas antibióticas y puede requerir varias visitas a tu oftalmólogo. Si usas lentes de contacto, es muy importante manejarlas con cuidado, almacenarlas y limpiarlas para reducir el riesgo de desarrollar una infección de queratitis.

VIRUS (QUERATITIS HERPÉTICA)

Producidas por el virus del herpes simple y el virus del herpes zoster. Las formas herpéticas pueden afectar además a capas profundas de la cornea (ulceras corneales). Mas infrecuente pero a tener presente es también la que se produce por el virus del sarampión en el desarrollo de dicha enfermedad infantil. Varios factores y agentes estimulantes pueden provocar una activación del virus.

SÍNTOMAS

En la mitad de estos casos, el virus afecta al epitelio de la córnea, causando pequeñas heridas y cursa conqueratitis viral

  • Dolor ocular
  • Lagrimeo
  • Ojo rojo
  • Fotofobia

 

La pérdida de visión ocurre si se afecta el área central. Si no se trata, la enfermedad seguirá́ progresando a unas úlceras corneales más grandes y profundas. En la mayoría de los casos se afecta sólo un ojo.       En los casos en los que capas más profundas se vean afectadas también se puede notar también visión borrosa.

TRATAMIENTO

Hay que individualizar cada caso. Suele ser necesario un tratamiento mediante pomadas o gel antivírico con o sin antiinflamatorios. Es muy importante que aquellos pacientes que hayan sido diagnosticados de infección ocular por herpes simplex tengan en cuenta que el virus sigue y siempre se corre el peligro de que el virus se active. Por lo que si se nota cualquier mínimo síntoma, hay que acudir inmediatamente al oftalmólogo para ser tratados lo antes posible.

HONGOS Y PARÁSITOS (QUERATITIS FÚNGICA)

Mucho más infrecuentes, también han sido involucrados en el desarrollo de queratitis.

Los SÍNTOMAS de una queratitis fúngica pueden incluir:

  • Reducción de la visión
  • Dolor en el ojo (a menudo repentino)
  • Aumento de sensibilidad a la luz
  • Lagrimeo
  • Lagrimeo excesivo o secreción del ojo

El tratamiento de una queratitis fúngica incluye, por lo general, el uso gotas anti fúngicas para los ojos y medicamentos orales.

LENTES DE CONTACTO CONTAMINADAS (QUERATITIS POR ACANTHAMOEBA)

Las bacterias, hongos o parásitos, en particular el parásito Acanthamoeba pueden habitar la superficie de una lente de contacto y contaminar la córnea cuando la lente entra en contacto con el ojo, lo que resulta en la queratitis infecciosa. Este parásito se puede encontrar tanto en agua dulce como en agua salada. Los síntomas que se pueden llegar a sentir son:

cornea-acanthomoeba

Estado de una queratitis por Acanthamoeba tras 25 días de evolución. La córnea empieza a tornarse más blanquecina debido a la infección

  • Sensibilidad a la luz y lagrimeo excesivo
  • Visión borrosa con ojos rojos y dolor
  • Sensación de tener algo dentro del ojo
  • Fuertes dolores de cabeza

Las gotas antibióticas para los ojos pueden ser útiles, pero algunas infecciones de Acanthamoeba son resistentes a la medicación. Los casos graves de queratitis por Acanthamoeba a menudo requieren un trasplante de córnea.

Cuando no está causada por una infección puede ser por:

ENFERMEDADES DE LA PIEL

La acné rosácea suele afectar a la piel y producir afectación en el ojo, siendo la queratitis rosácea una de sus más frecuentes manifestaciones oculares.

POR UNA LESIÓN 

Si un objeto araña la superficie de la córnea o penetra la córnea, se puede producir queratitis sin una infección. Sin embargo, una lesión puede permitir que las bacterias u hongos tengan acceso a la córnea a través de la superficie dañada, causando queratitis que implica una infección.

ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS

Se denomina queratitis neuroparalitica y es producida por la parálisis del nervio sensitivo de la cara.

QUERATITIS POR EXPOSICIÓN

queratitis-exposicion

El punteado verde es la lesión típica que se puede observar en aquellas personas con una queratitis por un parpadeo incompleto. Se observa gracias a un tinte y un filtro especial

Es el resultado de un cierre palpebral incompleto durante el parpadeo involuntario durante el día o al dormir. Si durante el sueño, el parpado se queda abierto un poco, la zona inferior de la cornea queda expuesta al exterior. El resultado es la sequedad que se produce, a pesar de una producción normal de lágrima.

También se encuadra en esta clasificación aquellas causadas por una exposición a químicos o cáusticos que han entrado en contacto con la córnea.

Factores de Riesgo

  • El uso de lentes de contacto, sobre todo las blandas y de porte continuado, cuando además las medidas de higiene son escasas. El riesgo por lo general proviene de no desinfectar las lentes de forma adecuada, el uso de lentes de contacto durante la natación o actividades acuáticas, el uso por más tiempo de lo recomendado, o el uso de agua o soluciones caseras para almacenar y limpiar las lentes.
  • Traumatismos por pequeños roces con plantas
  • Cirugías corneales previas, como la cirugía refractiva
  • Enfermedades de la superficie ocular, como la blefaritis crónica, la disfunción de las glándulas de meibomio, la sequedad ocular, o la alergia ocular.

Otros factores como la deficiencia de vitamina A, enfermedades como la diabetes o estados generales que cursan con inmunodepresión.

Cómo Se Manifiesta

Las queratitis provocan dolor, lagrimeo y fotofobia intensa (la luz es muy molesta). Según la zona afectada puede también provocar disminución importante de la agudeza visual. Si además afecta a la conjuntiva (queratoconjuntivitis) también puede verse el ojo rojo.

Tratamiento y Prevención

Previniendo dentro de lo posible las circunstancias que pueden provocarla: si existe ojo seco, usar lágrimas artificiales y protegerse del sol intenso con gafas, además conviene acudir al oftalmólogo ante cualquier traumatismo (lesiones que pueden sobreinfectarse), y mantener una higiene meticulosa en portadores de lentes de contacto.

Sin embargo, en muchos casos no existen pautas para evitar la queratitis. Como siempre, el tratamiento instaurado rápidamente hace mejorar el pronóstico. Y el tratamiento de elección dependerá del tipo de queratitis que tengas.

Si conoces a alguien que se beneficiaría de esta información, por favor compartir

 

Síguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Cris Arroyo

Escritora

Cris Arroyo es escritora y optico-optometrista en España