shopify analytics ecommerce
tracking
Select Page

Tonometría (Examen de presión ocular)

 

Evaluar la presión ocular es una parte común e importante de un examen ocular rutinario. Le provee información importante a su doctor que puede llevarlo a realizar otros exámenes para descartar enfermedades como el glaucoma.

Tonometría por aplanamiento es considerada el “estándar de oro”

Tonometría por aplanamiento es considerada el “estándar de oro”

El ojo posee un líquido cristalino llamado humor acuoso, el cual circula en la parte frontal del ojo. Este fluido está compuesto principalmente de agua y de otros componentes menores.

¿Por qué realizar una tonometría?

La razón principal por la cual se realiza una tonometría, es para detectar la presencia de glaucoma. El glaucoma se encuentra generalmente asociado con niveles de presión ocular más altos de lo normal. Una presión ocular normal oscila entre 11 y 21 mmHg, aun cuando es posible tener una presión ocular “normal” y padecer de glaucoma. Fluctuaciones en la presión ocular, ya sean más altas o bajas de lo normal, o aquella que ha sido normal para usted en el pasado, puede ayudar a su doctor en el proceso diagnostico.

¿Quién debería realizarse una tonometría?

En general, a todos los adultos deberían evaluarles la presión ocular en cada examen ocular. Los protocolos de la Asociación Americana de Optometría (AOA) sugieren que todo adulto, cuya edad oscile entre 18 y 60 años, debería realizarse un examen ocular cada 2 años, a menos que, padeciesen de una condición ocular la cual asegure visitas más frecuentes. Adultos de 61 años de edad y mayores deberían realizarse un examen ocular anual. Los niños deberían realizarse un examen ocular antes de los 2 años, a los 3 años, antes del primer grado y cada 2 años posterior a ello, o según sea recomendado por su oftalmólogo. Usualmente no es necesario realizar una tonometría en niños, pero algunos doctores pueden llevarla a cabo solo para que el niño se acostumbre a ello. Aunque parezca raro, los niños pueden padecer de glaucoma.

Preparación ante una tonometría

Generalmente no hay preparación necesaria para este examen. Si usted usa lentes de contacto, ha de removerlos previo a la realización del mismo. En algunos casos es necesario el uso de anestesia local en forma de gotas oculares para entumecer el ojo. Algunos tipos de tonometría implican el contacto de un instrumento con la parte frontal del ojo (cornea) y, debido a que el ojo es bastante sensible, realizar una tonometría sin anestesia podría ser casi imposible. Raramente un paciente puede ser alérgico a las gotas usadas para la tonometría. Asegúrese de que su oftalmólogo conozca acerca de todas sus alergias previo a su examen. Así mismo, asegúrese de decirle a su doctor si posee historial familiar de glaucoma.

Tipos de tonometría

Hay varias formas de evaluar la presión ocular y cada una de ellas tiene sus beneficios basados en la conveniencia y la exactitud de la misma. La mayoría de los tipos de tonometría que se realizan están basados en la disponibilidad de los instrumentos y los factores de riesgo que pueda poseer el paciente. La tonometría sin contacto es uno de los tipos de tonometría más frecuentemente realizados. Puede ser realizada fácilmente por técnicos y puede ser aplicada en niños. Si los resultados de la tonometría sin contacto son anormales, a menudo son realizadas nuevamente con otro instrumento.

  • Tonometría por aplanamiento – Esta es considerada el “estándar de oro” de las tonometrías. Cientos de estudios son basados en este método y muchas de las guías de tratamiento para el glaucoma asumen que las presiones son medidas a través de la tonometría de aplanamiento. Este método involucra el uso de gotas oculares que, a menudo, combinan un agente anestésico y un colorante amarillo llamado fluoresceína. Se le pide al paciente que ponga su cabeza en una mentonera en el microscopio que usa el oftalmólogo. El doctor utiliza una luz azul y una sonda pequeña para tocar la parte frontal del ojo. Cuando el doctor alcance la cantidad apropiada de presión, realizará la medición. La tonometría por aplanamiento también puede ser realizada con un instrumento de mano. Esto es necesario si el paciente está en el hospital o no puede sentarse en el microscopio.
  • Tonometría por rebote – Este tipo de tonometría es relativamente nueva y utiliza una pequeña sonda que rebota rápidamente sobre la cornea. No son necesarias gotas anestésicas y a menudo se siente como un cosquilleo ligero en la parte anterior del ojo. Tiene el beneficio de ser un procedimiento rápido, capaz de hacerse en niños y es manual. A menudo es hecho por los técnicos antes que el doctor realice su examen.
  • Tonometría sin contacto – Este es el examen de presión ocular más común. Las personas a menudo se refieren a él como la prueba del “soplón de aire”. La prueba utiliza un soplo de aire dirigido a la cornea y el dispositivo utiliza luces infrarrojas para la lectura de la presión. Este examen es conveniente, rápido y puede ser realizado en niños. Si la lectura es elevada, es mejor volver a examinar la presión a través de una tonometría por aplanamiento, debido a que mientras mayor sea la medición en una tonometría sin contacto, menor será la credibilidad de la misma.

¿Qué sucede si la medición resulta elevada de nuevo?

Solo porque la medición de su presión ocular obtuvo un resultado de 20 o más no significa que usted tiene un problema.diagnosis glaucoma Todos somos diferentes y lo que es considerado alto por algunos estudios puede ser normal para usted. Las lecturas son afectadas por muchos factores. Algunas personas tienen una cornea más gruesa (o delgada) de lo normal y esto puede alterar los valores, creando resultados artificialmente altos o bajos. Su oftalmólogo tomara esto en cuenta, así como sus mediciones pasadas, si se han presentado antes mediciones de este tipo. Algunas cosas, como ciertos tipos de medicamentos que esté tomando, pueden elevar su presión ocular. Si tiene dudas sobre su presión ocular, asegúrese de tocar el tema con su oftalmólogo.

¿Existe algún riesgo con la tonometría?

La tonometría generalmente es segura. Dependiendo del tipo de tonometría que se realice, hay un leve riesgo de rasguñar su cornea. Esto es muy raro y puede suceder con cualquier tipo de tonómetro que involucra el toque ocular (aplanamiento, rebote). Si le rasguñan su cornea, puede sentir irritación y raramente es doloroso. Afortunadamente, la cornea sana rápidamente y usted se sentirá mejor en un par de días. Usar gotas lubricantes para el ojo puede ayudar con su comodidad. Si su oftalmólogo está preocupado, puede prescribirle antibióticos en presentación de gotas oculares para evitar infecciones.

Cuando preocuparse

Si usted experimenta cambios drásticos en su visión, dolor o secreciones provenientes de su ojo, debe contactar a su oftalmólogo inmediatamente.

Síguenos en Facebook

Martin Diaz

Fundador/Escritor

Dr. Martín Díaz es fundador de TuVistaSana y optometrista en Virginia